Contra el autoritarismo y la homofobia del gobierno ruso

Contra el autoritarismo y la homofobia del gobierno ruso

Por Clase contra Clase

La última medida represiva del gobierno ruso fue la votación de una ley contra le propaganda homosexual en la Duma (Parlamento ruso). Aprobándose con 434 votos a favor, ninguno en contra y una abstención. Yelena Mizúlina, Jefa del comité parlamentario de Familia, Mujeres e Infancia y diputada del partido socialdemócrata Ruso defendía que la ley “persigue la formación entre menores de edad de cánones sexuales no tradicionales”.

Esta ley represiva prohíbe “los actos gays en lugares públicos o en los medios de comunicación. Multando con 125 euros para los particulares, 1000 si son cargos públicos y hasta más de 10000 si son instituciones. El gobierno ruso ya reprimió los actos de protesta el mismo día de la votación y recientemente multó a un festival de cine gay (Bok o Bok).

Pero más allá de las multas esta ley, promulgada por el gobierno y refrendada por el conjunto del parlamento ruso, alienta la intolerancia y la violencia contra los LGTB. Hemos visto ya varios casos de acoso y violencia a homosexuales en Rusia tras su aprobación. El caso más escalofriante fue el joven torturado y asesinado hace unos días por el grupo neonazi Occupy Pedofilyaj. Los grupos de ultraderecha se están organizando con el beneplácito del gobierno y de la policía, mientras aumenta la represión a los movimientos sociales y a la izquierda por parte de Putin, dejando manga ancha a estos grupos.

Lamentablemente, la opresión y discriminación sexual no son un fenómeno aislado ni que se da sólo en Rusia: se expresan en las persecuciones y asesinatos de activistas y personas gays en países de África y Oriente Medio, en los miles de manifestantes de la derecha católica y reaccionaria que se movilizan en Francia contra el matrimonio igualitario; en las clínicas de recuperación en distintos países de Latinoamérica que nada tienen que envidiarle a las políticas macartistas y discriminatorias de los años ´60 que fueron el puntapié para la revuelta de Stonewall, y más cercanos a nosotros, en las cotidianas demostraciones de homofobia que suceden en el Estado Español, como las agresiones homófobas de los Mossos d´Escuadra en un bar de la comunidad LGTB en Barcelona el pasado 28 de junio, nada menos que el día en que se celebraba una fiesta en conmemoración de los hechos de Stonewall.

Desde Clase contra Clase repudiamos las medidas homofóbicas y autoritarias del gobierno ruso, así como las acciones de las bandas fascistas homolesbotransfóbicas contra la comunidad LGTB. Como decíamos hace pocas semanas, “Para acabar con la LGTB-fobia, con quienes quieren que vayamos como los cangrejos en derechos conquistados como el matrimonio igualitario o el derecho al aborto, por conseguir el fin de la tutela católica de nuestras vidas, cuerpos y sexualidad, será necesario imponer la separación efectiva de la Iglesia y el Estado, el fin del Concordato, de la subvención a la educación religiosa y expropiar todas las propiedades que aún conserva la Iglesia Católica fruto de siglos de expolio a las masas populares” (http://clasecontraclase.org/Contra-…).

Para terminar con la homo-lesbo-transfobia y con toda discriminación, luchamos con el horizonte de derrocar este sistema capitalista miserable, de opresión y explotación.

Contra el gobierno autoritaria y homofóbico ruso!!

No la ley antigays!!

Contra la persecución policial y neonazi de los LGTB!!

Por todos los derechos de los LGTB!!

¡Basta de homo-lesbo-transfobia!!

menu
menu