No pedimos, ¡ exigimos! Nuestro derecho al Pan…y también a las Rosas

No pedimos, ¡ exigimos! Nuestro derecho al Pan…y también a las Rosas

¿Quiénes somos? ¿Cómo y por qué luchamos?

Somos estudiantes, trabajadoras, jóvenes, no tan jóvenes, mayores, amas de casa, profesoras, paradas, inmigrantes, homosexuales, heterosexuales, bisexuales, madres, hijas, solteras, casadas, hermanas. Somos como tú, como ellas, como vosotras.

Nos manifestamos, peleamos en las calles, en las huelgas, en las universidades; hacemos cajas de resistencia, llenamos las paredes de frases contra el patriarcado y la violencia hacia las mujeres; hacemos pancartas y banderas. Debatimos y reflexionamos ideas, rompemos mitos y prejuicios. Recuperamos la memoria de las luchadoras del pasado, y pensamos cómo continuar en el presente.

Luchamos por el derecho al aborto libre, seguro y gratuito. Contra el feminicidio y las múltiples violencias hacia las mujeres. Por los derechos de la mayoría de las mujeres, las jóvenes, trabajadoras, precarias, migrantes.

Exigimos una educación pública, universal y de calidad, laica, a la vez que una educación sexo-afectiva que eduque contra la violencia machista. Y peleamos por comisiones de mujeres en cada centro de estudio y trabajo.

No le pedimos nada a nadie, exigimos lo que nos corresponde por derecho. No confiamos en ningún gobierno, ni en la Iglesia. Tampoco en los patrones, sus partidos y su Estado. El capitalismo, en alianza con el patriarcado, siempre puede hacer que nuestros derechos retrocedan.

¡CONTRA EL SISTEMA CAPITALISTA Y PATRIARCAL!

Luchamos por nuestro derecho al PAN… Que nos obliga a organizarnos y a luchar día a día contra todas la opresiones. Contra la precariedad y desigualdad en las condiciones laborales. Contra los recortes en sanidad, la educación y los servicios públicos que lleva a que las cargas familiares y del hogar aumenten y se hagan cada vez más pesadas.

pero también a las ROSAS! Porque la igualdad ante la ley no significa  igualdad ante la vida, nosotras nos organizamos por la igualdad ante la vida. Luchamos contra las múltiples violencias hacia las mujeres. En defensa de nuestros derechos conquistados, como el tan elemental derecho al aborto libre y gratuito: ¡en el mundo mueren 70.000 mujeres por año en abortos clandestinos! Así como contra la intromisión de la Iglesia y sus valores reaccionarios en nuestras vidas, en nuestra sexualidad y educación.
¡Organízate con nosotras! 

Nos proponemos organizar Pan y Rosas con vosotras, con los colectivos y organizaciones de mujeres, de tu instituto, de tu facultad, de tu barrio, de tu centro de trabajo.

¡Organízate con nosotras!, con tus propias ideas, para juntas construir un gran movimiento de mujeres que mediante la lucha en las calles, no pida, si no exija todos sus derechos. Porque nuestros derechos no se mendigan ¡se conquistan!

Pan y Rosas en otros países

Pan y Rosas nace en el año 2003 primero en Argentina. Después trascendió fronteras hasta Chile, México, aterrizó en Brasil y hace un tiempo cruzó el continente para llegar al Estado español. Tras compartir debates y reflexiones, las mujeres de Clase contra Clase y No Pasarán junto a un grupo de estudiantes y trabajadoras independientes decidimos unirnos y formar Pan y Rosas.

¿Por qué “Pan y Rosas”?

Las obreras textiles de Lawrence (Estados Unidos) que en 1912 participaron en una huelga para exigir mejoras en sus puestos de trabajo lanzaron esta consigna. Al grito de “queremos el pan, pero también las rosas”, hicieron que los patrones aceptaran la jornada laboral reducida y el aumento de salarios temerosos de que la huelga se extendiera a otras fábricas y ciudades.

PAN Y ROSAS

James Oppenheim, 1911

Mientras vamos marchando, marchando, a través del hermoso día/ un millón de cocinas oscuras y miles de grises hilanderías / son tocados por un radiante sol que asoma repentinamente / ya que el pueblo nos oye cantar: -¡Pan y rosas! -¡Pan y rosas!

Mientras vamos marchando, marchando, luchamos también por los hombres / ya que ellos son hijos de mujeres, y los protegemos otra vez maternalmente / Nuestras vidas no serán explotadas desde el nacimiento hasta la muerte, / los corazones padecen hambre, al igual que los cuerpos / -¡dennos pan, pero también dennos rosas!

Mientras vamos marchando, marchando, gran cantidad de mujeres muertas / van gritando a través de nuestro canto su antiguo reclamo de pan; / sus espíritus fatigados no conocieron el pequeño arte y el amor y la belleza / -¡Sí, es por el pan que peleamos, pero también peleamos por rosas!

A medida que vamos marchando, marchando, traemos con nosotras días mejores. / El levantamiento de las mujeres significa el levantamiento de la humanidad. / Ya basta del agobio del trabajo y del holgazán: diez que trabajan para que uno repose / -¡Queremos compartir las glorias de la vida: pan y rosas, pan y rosas!

Nuestras vidas no serán explotadas desde el nacimiento hasta la muerte;/ los corazones padecen hambre, al igual que los cuerpos / -¡pan y rosas, pan y rosas!

Este poema fue escrito en diciembre de 1911, por James Oppenheim, un poeta y activista afiliado al sindicato combativo IWW (Industrial Workers of the World). Según la investigación de Jim Zwick, tanto en la historia de EE.UU. como en la conciencia popular el slogan “pan y rosas” está asociado a la famosa huelga de las obreras textiles de Lawrence “Massachussets, de 1912. Tan es así que esa huelga es conocida como la huelga de “pan y rosas”. No existe documentación directa del uso del slogan por parte de las obreras, pero se dijo que el poema de James Oppenheim estuvo inspirado por un cartel que llevaban las manifestantes en huelga que rezaba “queremos el pan pero también queremos las rosas”.

menu
menu