Obispos madrileños cargan contra la nueva Ley de Transexualidad

Obispos madrileños cargan contra la nueva Ley de Transexualidad

En plena Semana Santa la Iglesia Católica española vuelve a dar fe de sus valores más reaccionarios. Esta vez en boca del obispo de Getafe, Joaquín María Lopez de Andújar y del ya conocido obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig con ataques contra las personas LGTBI.

La polémica se inicia después de la aprobación el pasado 17 de marzo de la ’Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y No Discriminación’ en la Comunidad de Madrid. La misma pretende mejorar los derechos de las personas transexuales.

Con la publicación de una carta pastoral ambos obispos, junto al obispo auxiliar de Getafe, José Rico, llaman a objetar dicha legislación alegando que se trata de un “hecho grave” y tachándola de “injusta”.

Las razones que sostienen son demenciales, afirman que la diferencia sexual entre hombre y mujer es un “don divino que no se puede trastocar a merced de los hombres”. Y, menuda paradoja, para ellos los “totalitarios” son todos los que sean críticos con esta “magnánima palabra de Dios”.

Así lo expresaban: “el concepto de libertad presente en esta ley aboca a un pensamiento totalitario: la absolutización de la voluntad que pretende ser la única creadora de la propia persona y la absolutización de la técnica transformada también en un poder prometeico e ideológico”. Argumentan que se trata de una “ideología” que se inculca a los niños sin la voluntad de los padres. Parece que definen la transexualidad como parte un proyecto “demoniaco” contra “el orden de la creación” y lo que nombran como “antropología cristiana”

Tampoco faltaron sus críticas al matrimonio homosexual, así lo proclamaban los prelados: “la redefinición del matrimonio abrió la puerta a que cualquier combinación afectiva pueda terminar, con el tiempo, siendo reconocida como matrimonio”

El Observatorio Español contra la LGTBIfobia ya ha puesto en conocimiento esta carta pastoral a la Fiscalía especializada en delitos de odio, y también quieren interponer una querella al considerar “que se trata de un infame discurso del odio que fomenta la exclusión, la discriminación y la injusticia contra las personas LGBT.

La injerencia católica contra la población LGTBI

Como bien sabemos no es la primera vez que estos obispos y otros representantes de la institución católica atacan contra la población LGTBI. Juan Antonio Reig es popularmente conocido por su discurso completamente homófobo, transfóbico, machista y misógino.

Fue también en el Viernes Santo de hace algunos años -parece que en estas fechas se sienten más cómodos para predicar los valores de la “intocable familia cristiana”-, cuando en su homilía el obispo dijo que “los homosexuales se corrompían y se prostituían en clubes nocturnos” y que allí “encontraban el infierno”. Y, sin ir más lejos, hace apenas un año comparó la homosexualidad con la pederastia. Declaraciones que ha realizado con total impunidad y sin haber sufrido ningún tipo de consecuencia en su cargo.

No es ninguna novedad que para la institución católica la transexualidad o la homosexualidad son tratadas como una enfermedad. Y no solo eso, sino que para muchos el activismo LGTBI está lleno de “intereses oscuros” y “maldad”, como aseguraba el propio Obispo de Alcalá de Henares.

Una postura, aunque parezca muy distinta, en el fondo no difiere del discurso del Papa Francisco, que a pesar de mostrar hipócritamente una “cara más amable” con el colectivo LGTBI sigue en la misma línea que los anteriores pontífices. Por una parte, recibe en el Vaticano a católicos transexuales, por la otra ataca a la que llama ’’teoría de género’’ (un término que utiliza tanto para hablar del feminismo como de las reivindicaciones del colectivo LGTBI) y la compara con las armas nucleares. ’’Pensemos en las armas nucleares, en su capacidad de aniquilar en unos pocos instantes un alto número de vidas humanas. Pensemos en la manipulación genética, en la manipulación de la vida, o en la teoría de género, que no reconocen el orden de la creación. Con esta actitud, el hombre comete un nuevo pecado contra Dios el Creador’’, decía Francisco.

¿Qué implica la nueva ley de Transexualidad de la Comunidad de Madrid?

La nueva ley “Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y No Discriminación” de la Comunidad de Madrid se aprobó el pasado 17 de marzo con los votos favorables de los grupos parlamentarios de la oposición (PSOE, Podemos y Ciudadanos) y sin el apoyo del gobierno regional del PP.

Esta legislación supone una conquista impuesta por el movimiento LGTBI y Madrid se suma a otras comunidades autónomas que ya cuentan con una legislación específica sobre transexualidad como Andalucía, País Vasco, Navarra, Extremadura y Canarias.

Su objetivo principal es buscar “la plena integración social de las personas transexuales”. Entre otras mejoras promueve una atención específica para los menores trans e intersexuales, protocolos educativos de atención a la identidad de género que sirvan de guía al personal docente, la adopción de medidas especiales para favorecer el trabajo de las personas trans, facilidades para que las personas transexuales puedan recibir la atención sanitaria que requieran, etc.

Sin embargo, a nivel estatal la actual legislación sigue llena de limitaciones: para poder acceder al cambio de identidad de género sigue siendo necesario que te diagnostiquen la nombrada “disforia de género” algo que patologiza la transexualidad, así como las innumerables restricciones hacia los menores transexuales.

Unas barreras que se suman a la enorme discriminación que sigue habiendo hacia las personas transexuales que son constantemente estigmatizadas y marginalizadas desde pequeñas en la escuela, y posteriormente en el mercado laboral y otros contextos sociales. Todo ello con la complicidad de un sistema y una violencia estructural que les sigue calificando y tratando como ’”trastornados” y personas “anormales”.

Es necesario recordar que las agresiones hacia el colectivo LGTBI suponen aproximadamente un 40% de las denuncias por delito de odio. Eso sin contar todos aquellos casos que no llegan a denunciarse, que según la FELGTB suponen acerca del 70%.. Sólo en la ciudad Madrid se produce una agresión por homofobia o transfobia cada dos días, según afirmaba recientemente la asociación Arcópoli.

La Iglesia Católica, una de las instituciones que mayores privilegios recibe por parte del Estado, es uno de los principales agentes y responsables de la fuerte discriminación, estigmatización y violencia que siguen sufriendo las personas LGTBI en la actualidad.

Àngels Vilaseca

Empleada doméstica precaria, Barcelona

View more articles Subscribe
menu
menu