“La hija de la India”: documental sobre las violaciones en India censurado por el Gobierno

“La hija de la India”: documental sobre las violaciones en India censurado por el Gobierno

Por Josefina Martínez | @josefinamar14

“La hija de la India” es un documental de la británica Leslee Udwin, que iba a ser emitido el 8 de marzo por la BBC en Reino Unido y por el canal indio NDTV. Un tribunal de la India prohibió esta semana su difusión en TV y el gobierno solicitó al canal Youtube que bloqueara su reproducción en ese país. Por este motivo la BBC adelantó su emisión, que se realizó este miércoles en un canal de la cadena británica. Este jueves el gobierno de India amenazó a la BBC con “tomar medidas” por haberlo transmitido.

El gobierno indio justificó la censura del documental diciendo que trataba de evitar “incidentes”, tomando en cuenta las grandes manifestaciones que se produjeron después de la violación y asesinato de la joven a fines del año 2012.

La hija de la India

La noche del 16 de diciembre del 2012 la joven universitaria Jyoti Singh fue al cine acompañada por un amigo. Para regresar a casa subieron a uno de los autobuses privados que circulan habitualmente por las avenidas de Nueva Delhi. En el interior del bus en marcha, Jyoti fue violada por seis hombres, golpeada y herida brutalmente. Murió 13 días después a causa de las agresiones, que destrozaron sus entrañas.

De acuerdo a cifras oficiales, una mujer es violada en la India cada veinte minutos. El caso de Jyoti Singh fue diferente, porque desencadenó un movimiento de protesta contra la violencia machista inédito en India. El silencio se había roto.

La autora del documental nos acerca a la inmensa movilización espontánea que se produjo al día siguiente de la violación: la indignación, la furia de las mujeres pidiendo justicia, seguida de una fuerte represión, con lanzaderas de agua y palazos a los manifestantes. “Queremos justicia, queremos justicia, queremos justicia…” gritan miles de mujeres.

Así transcurren los primeros dos minutos de “La hija de la India”, que recorre la historia de Jyoti a través del testimonio de su familia, amigos y de otras mujeres que padecen la opresión agobiante del capitalismo patriarcal en la India.

Sus padres cuentan que desde chica Jyoti quería ser doctora. Como eran una familia pobre, ella le pidió al padre que todo el dinero que estuviera ahorrando para su boda, lo usara en cambio para su educación.

De este modo Jyoti logro estudiar en el Medical College en Dehradun, pero necesitaba trabajar part time para poder pagar sus estudios. Como tenía un inglés muy bueno consiguió un trabajo con turnos nocturnos en un call center internacional. Trabajaba desde las 20 hs a las 4 am y dormía a veces solo 4 horas para poder mantener su carrera de medicina.

Su amigo más cercano dice en el documental que ella tenía grandes sueños para el futuro, y que siempre repetía, “una chica puede hacer todo lo que se proponga”.

El sábado 16 de diciembre, Jyoti fue al cine con su amigo para ver la película “La vida de Pi”. El lunes siguiente comenzaría su residencia para convertirse en doctora.

La cámara nos traslada al interior de la cárcel, donde toma el testimonio del conductor del bus, uno de los que participó de la violación y asesinato de Jyoti. Mira a la cámara y dice que “una chica decente no estaría fuera de casa a las 9 de la noche” y que “cuando estaba siendo violada, no debió haberse defendido. Debió mantenerse en silencio y permitir la violación. Entonces la hubiesen dejado después de hacérsela y sólo habrían golpeado al chico”.

Las palabras del conductor del bus son escalofriantes y generan odio e indignación. Aunque no son muy diferentes de lo que suele decirse después de todas las violaciones. “No debería haber salido tan tarde”. “No debería haber caminado por ahí”. La culpabilización de las mujeres es la continuación de la agresión previa.

El 17 de diciembre de 2012 se produjo la primera gran movilización, iniciada por estudiantes de la universidad. “¡Levantaremos nuestra voz y tomaremos nuestra libertad!”. En algunos carteles podía leerse: “No le enseñes a tu hija como vestirse, enséñale a tu hijo a no violar.”

El documental británico muestra que la policía empezó a reprimir salvajemente ese día, pero eso no frenó las manifestaciones, que se multiplicaron, protagonizadas por mujeres y estudiantes durante casi un mes.

El caso de Jyoti movió todos los cimientos de la sociedad patriarcal india, cuestionando la violencia sobre las mujeres, la impunidad policial y judicial, el encubrimiento, la culpabilización de las víctimas, la gran carga de opresión sobre las mujeres.

Al año siguiente cuatro de los detenidos fueron condenados a la pena de muerte. Una respuesta de mano “dura” y endurecimiento de las penas judiciales que buscaba contener el descontento generalizado y dar una salida reaccionaria al desprestigio del aparato judicial y policial, que en la mayoría de los casos son partícipes, cómplices o encubridores de las agresiones sobre las mujeres.

Uno de los abogados de la defensa de los violadores dice cínicamente en el documental que 250 miembros del parlamento tienen juicos pendientes donde están implicados en crímenes, asesinatos y violaciones, pero ellos no son juzgados.

La censura del documental vuelve a poner en el centro de la escena las violaciones y agresiones hacia las mujeres en la India, una sociedad patriarcal capitalista desgarrada por opresiones sociales y culturales que pesan sobre millones de mujeres.

En los medios de comunicación europeos se multiplican los discursos hipócritas, que quieren explicar este verdadero flagelo social por el “atraso” de la sociedad de la India frente al “adelanto” de occidente. Olvidando la responsabilidad de esos países “occidentales” en el hundimiento de millones de personas en la pobreza y la indigencia más extremas, caldo de cultivo para la más brutal degradación social, y que agudiza la opresión sobre las mujeres. Y olvidando, también, que en Estados Unidos y en Europa miles de mujeres también son violadas, maltratadas, retenidas por redes de trata y asesinadas cada año.

Las mujeres de la India que dijeron basta a las violaciones y la violencia machista son parte del movimiento de mujeres en todo el mundo contra la opresión patriarcal y capitalista.

“La hija de la India” es un documental estremecedor que dispara muchas reflexiones sobre la opresión de las mujeres, en la India y en el mundo actual.

menu
menu