Escandaloso tweet de la Guardia Civil, y la violencia machista no cesa

Escandaloso tweet de la Guardia Civil, y la violencia machista no cesa

En relación a la violencia machista, no es la primera vez que las redes sociales se llenan de cientos de tweets criticando las publicaciones de la Guardia Civil. En sintonía con la posición del Gobierno del Partido Popular en su decálogo de consejos contra la violencia machista que incluían llevar un silbato o no volver a casa sola por la noche.

O las propias declaraciones de la vicepresidenta en el debate previo a las elecciones del pasado 20-D en el que alentaba a las chicas a que no dejen que el novio les mire el móvil cuando le preguntaron acerca de medidas necesarias para frenar la violencia machista.

Esta vez, desde la cuenta oficial de la Guardia Civil se publicó un tweet que frivolizaba sobre los abusos sexuales, y en forma de canción facilona y cutre, parecía advertir a las mujeres del peligro explícito que suponía beber alcohol.

Una vez más, supuestas “campañas de sensibilización” responsabilizando a las mujeres y no a los agresores. El mensaje quedaba claro: “Sí te emborrachas, te violan. Por lo tanto, no bebas”.

A lo largo de este año pasado ya han sido varias las polémicas levantadas por la Guardia Civil en relación a la violencia hacia las mujeres. La primera fue al equiparar la violencia que sufren las mujeres con la violencia hacia los hombres. La segunda, fue poniendo a la misma altura las denuncias por maltrato a las supuestas “denuncias falsas”. En los tres casos, se trata de publicaciones que han despertado como respuesta la rábia de miles de usuarios y usuarias en las redes sociales.

Pero mientras la campaña culpabilizadora desde diversas instituciones y medios de comunicación continúa con el apoyo de la derecha y la Iglesia, este pasado 2015 se cerró con 109 feminicidios de los cuales tan solo han sido reconocidos 56 en las estadísticas oficiales del Estado. Durante está última semana, a cinco días de haber iniciado 2016 la escalada de violencia machista no ha cesado.

En Alicante, un hombre asesinó a su pareja, Anna Nadolska y a su hija Maja Nadolska de tan solo 9 meses. En Almería, Dima Mouaihat de 23 años fue asesinada por su marido. La mató el impacto de una escopeta. En Marbella, una mujer continúa en urgencia. Su pareja la agredió con arma blanca. En Girona, un hombre incendió su casa mientras ella se encontraba dentro.

Estas agresiones, que en muchos casos provocan la muerte de las mujeres, ocurren mientras las organizaciones feministas y de izquierda exigen que se incrementen los recursos destinados contra la violencia machista, al mismo tiempo que acusan al Estado y sus instituciones de no llevar a cabo campañas de prevención y senbilización adecuadas, que no culpabilicen a la víctima ni la señalen como responsable y se dirigan explícitamente a los agresores.

Sería un error interpretar que el tweet de la Guardia Civil, así como gran cantidad de declaraciones realizadas por representantes del Gobierno y de otros partidos políticos conservadores, como frases desafortunadas. Lejos de ser comentarios desacertados, son la prueba más fehaciente de la ideología machista que impregna cada uno de los poros de este sistema capitalista que apoyado en el patriarcado hace uso de múltiples violencias para someter el cuerpo y la vida de las mujeres.

Pero el pasado 7 de Noviembre, una multitudinaria e histórica manifestación inundó las calles de Madrid. Miles de mujeres, por el camino de la movilización y la prostesta volvimos a poner en el centro del debate los centenares de feminicidios, violaciones, abusos y agresiones que sufrimos las mujeres cotidianamente. Tan solo dando pasos en esa dirección seremos capaces de avanzar en la lucha urgente contra la violencia machista.

Marta Clar

Estudiante de antropología en la Universitat de Barcelona.

View more articles Subscribe
menu
menu