Sobre “Cuerpos minados. Masculinidades en Argentina”

Sobre “Cuerpos minados. Masculinidades en Argentina”

¿Por qué una compilación tan apasionante y variada como Cuerpos minados no ha llegado a traspasar el ámbito académico al de los cauces editoriales habituales? ¿Hay algún factor determinante o depende de muchos? ¿Tienes la esperanza de que aún esto pueda suceder?

Estamos muy contentos con la posibilidad que nos brindó la Editorial de la Universidad Nacional de La Plata (EDULP) de publicar nuestro libro. Las editoriales universitarias, al menos en Argentina, han crecido mucho en los últimos años y están produciendo materiales interesantísimos. A veces no cuentan con la distribución de las grandes editoriales, pero hoy por hoy gracias a las redes sociales y a que se realizan ferias o festivales, los libros circulan y se pueden conseguir. En concreto, Cuerpos minados se suma a una colección de género en la que ya aparecieron otros dos títulos, una reedición de Vivir con virus de Marta Dillon, y la compilación Una erótica sangrienta. Literatura y sadomasoquismo de José Amícola. Que una editorial universitaria apoye ya este tipo de propuestas nos parece fantástico, y nos alegra haber podido contribuir con este trabajo, al que esperamos sigan muchos otros.

Debates abiertos y estudios multidisciplinares. Lenguaje académico y experiencias comunitarias. ¿Hay mucha distancia o diferencias entre la forma de comunicarse con el lector/a de unos autores/as y otros?

Con José Maristany pensamos el libro como un espacio de confluencias entre la academia y el activismo, no creemos que haya que pensar esos dos ámbitos como radicalmente opuestos. Se puede contribuir a los debates desde diferentes posiciones. Queríamos que el libro fuera lo más variado y rico dentro de lo posible, con aproximaciones desde diferentes disciplinas y lenguajes, en torno, también, a diferentes problemas, fenómenos, textos. En ese sentido estamos satisfechos con el resultado porque los lectores y lectoras van a encontrar un espectro muy amplio de reflexiones: desde la historia, el activismo, los estudios literarios y audiovisuales, el psicoanálisis, etc. Por supuesto que esas reflexiones se formulan sobre la base de ciertas teorías, no podía ser de otra manera, pero sin perder de vista la práctica o lo “cotidiano”; por darte algunos ejemplos, Valeria Flores escribe sobre masculinidades lésbicas desde su propia experiencia como docente; Norberto Gómez enfoca las masculinidades trans a partir de un caso muy conocido mediáticamente en Argentina; Carolina Rocha estudia los modelos de masculinidad hegemónica en dos películas muy conocidas de Adolfo Aristaraín, Un lugar en el mundo y Martín (Hache). No se trata de textos herméticos o desconectados de la realidad, todo lo contrario.

En la propia Argentina hay gente que desconfía desde posiciones queer o LGTB+ de los grupos de varones antipatriarcales como una forma esencialista o heterocentrada de concebir la masculinidad. Ellos están presentes en tú libro. Que nos puedes contar al respecto.

Nos parecía muy necesario que en un libro centrado en un análisis plural de las masculinidades en Argentina hubiese un trabajo sobre Varones Anti-patriarcales. Tuvimos la suerte de que Federico Abib y Emanuel Demagistris, quienes pertenecieron a este grupo en la ciudad de Rosario, aceptaran contar su experiencia. Entiendo las tensiones o desconfianzas a las que te referís, pero yo invito a leer el trabajo que escribieron porque creo que ellos explican muy bien las contradicciones o problemas que surgen cuando los varones abrazan una posición feminista / anti-patriarcal. Hay ciertos peligros o conflictos que ellos exploran muy agudamente desde la doble perspectiva de la que te hablaba antes: la teoría y la práctica.

De nuevo encontramos las masculinidades femeninas/trans. ¿Qué espacio queríais y habéis podido dedicarle en Cuerpos minados?

Queríamos darles espacio a todas las masculinidades, desde las más minoritarias a las más hegemónicas. A veces se habla de “nuevas” masculinidades, pero quizá no se trata tanto de “novedades” como de vueltas de tuerca, re-invenciones, re-inscripciones. Las masculinidades femeninas o trans no son nuevas, y ellas mismas, como bien han mostrado diversos autores, entre ellos Jack Halberstam, han contribuido a la definición misma de masculinidad. Por lo tanto, era absolutamente necesario que hubiese reflexiones al respecto. Quizá nos hubiera gustado que tuvieran aún más presencia, pero es lógico que un libro no puede abarcarlo todo. Esta es la primera compilación de estudios sobre masculinidades que se publica en Argentina -la primera la publicó en Estados Unidos Carolina Rocha, que también participa de este volumen- y en ese sentido esperamos que sirva como acicate para nuevos abordajes.

¿Qué acogida está teniendo tu ensayo Paisaje de varones fuera de Argentina? ¿Por qué en tu primer libro en solitario nos hablas también de masculinidades y culturas en el contexto argentino solo que ha salido publicado en una editorial española?

Me llegan buenos comentarios de sus lectores de afuera, pero desde luego espero que se distribuya en algún momento en Argentina. El problema es que la importación de libros resulta complicada a veces. Paisajes se publicó en España porque lo presenté a un concurso de ensayos sobre género y sexualidad y el premio consistía, precisamente, en la publicación a través de la editorial Icaria de Barcelona. El año que viene aparecerá en Argentina un libro llamado La ciudad amoral, que puede considerarse la continuación de Paisajes de varones, y que estudia fundamentalmente la narrativa de Carlos Correas y Renato Pellegrini. Quizá resulte inevitable, cuando se tratan estos temas y autores/as, abordar cuestiones sobre masculinidad o masculinidades, dado el impacto decisivo de estas nociones sobre las identidades y comportamientos sexo-genéricos. Hay que seguir leyendo y deconstruyendo los binarismos que tanto nos oprimen.

* Jorge Luis Peralta es doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada por la Universidad Autónoma de Barcelona. Se desempeña como becario postdoctoral de CONICET en la Universidad Nacional de La Plata. Es autor del ensayo Paisajes de varones. Genealogías del homoerotismo en la literatura argentina (Icaria, 2017), que obtuvo el premio ADHUC en estudios de género y sexualidad. Compiló, en colaboración con Rafael M. Mérida, Las masculinidades en la Transición (Egales, 2015) y Memorias, identidades y experiencias trans. (In) visibilidades entre Argentina y España (Biblos, 2015).

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

mode_editLeave a response

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *

menu
menu