Ada Lovelace, pionera de la computación

Ada Lovelace, pionera de la computación

Ada fue hija única del poeta Lord Byron y Anabella, quienes se separaron cuando Ada apenas tenía 5 años de edad.

La influencia de su madre, quien fuera una mujer de números, y sus conexiones aristocráticas le permitieron a Ada conocer a renombrados matemáticos de su tiempo.

En un contexto patriarcal en donde la ciencia estaba dominada por hombres, Ada no sólo dependía de su talento para las matemáticas sino de las relaciones que la fueran encaminando en el área.

A sus 17 años conoció a Charles Babbage, un reconocido matemático que se volvería su mentor por el resto de su vida. Babbage por ese tiempo trabajaba en el “motor diferencial” que básicamente era un computador capaz de aproximar ecuaciones mediante sumas.

Este “motor diferencial” sería la base para su próximo gran proyecto. El “motor analítico”, que era más poderoso que el motor diferencial, ya que era capaz de resolver cualquier tipo de problema aritmético. Su aplicación estaba originalmente para realizar cálculos bancarios.

Ada tuvo una comprensión distinta a la de Babbage, ya que entendió que este computador servía potencialmente para hacer infinidad de operaciones. Dedicó una década a demostrar que el motor analítico abría posibilidades computacionales.

Tan sólo a sus 27 años elaboró el uso de tarjetas perforadas como método para poder ingresar datos a un sistema basándose en el mecanismo Jacquard. Con el tiempo esto fue considerado y reconocido como el primer programa de computación escrito.

Una de las cualidades de Ada estuvo en que ella entendió que los números podían ser reemplazados por símbolos para así poder calcular más que cantidades.

Para su época su pensamiento era avanzado ya que vislumbró que era posible calcular la aritmética del sistema nervioso. Además de sus aportes a la computación realizaba estudios sobre economía de la agricultura.

En el libro Taylor’s Scientific Memoirs, un documento importante en la historia de la ciencia, Ada visualizaba la posibilidad de que las máquinas pudieran realizar tareas tan abstractas como componer música sin importar la complejidad de la pieza. Es por esto que Turing más tarde citaría sus escritos en sus ensayos sobre la Inteligencia Artificial.

En una sociedad machista su actividad como investigadora era motivo de preocupación para sus personas allegadas ya que en esa época se tenía la creencia sexista de que la constitución femenina era demasiado débil para soportar “tanta tensión mental”, por lo que pocas mujeres apenas y llegaban a áreas de ciencia.

Ada desde pequeña tuvo una salud delicada. A muy temprana edad tuvo una parálisis que se le achacó a sus “nervios”. Su mismo profesor Agustus De Morgan en un momento dijo que ella necesitaría de “toda la fuerza de la constitución de un hombre para sobrellevar la fatiga de pensamiento que sin duda acabaría padeciendo” por realizar una actividad que no realizaban mujeres.

Ada Lovelace murió a la temprana edad de 36 años en 1852 a causa de un cáncer. A pesar de las biografías que se escribieron sobre ella su legado permaneció despreciado hasta hace relativamente poco tiempo que se le ha considerado como una pionera en la computación en tiempos donde las mujeres estaban relegadas a los roles tradicionales del matrimonio y excluidas del mundo del conocimiento.

Por Leah Muñoz

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

mode_editLeave a response

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *

menu
menu