¡Este 8M las mujeres vamos a pararlo todo! Junto a la clase trabajadora y la juventud

¡Este 8M las mujeres vamos a pararlo todo! Junto a la clase trabajadora y la juventud

Ante ello, el movimiento de mujeres y feminista en el Estado español se propone, “En 2018 queremos llegar más lejos y visibilizar con una huelga más amplia que la de 2017 nuestra fuerza, nuestra rabia y dolor y a la vez nuestra alegría compartida de sabernos fuertes”. Inmersas en múltiples debates, el objetivo común es actuar como “un movimiento internacional diverso que planta cara al orden patriarcal, racista, capitalista…”

Así se expresa en la convocatoria a la huelga feminista por las asambleas del 8M. Las socialistas revolucionarias de Pan y Rosas participamos activamente de los Encuentros estatales, asambleas y comisiones para preparar esta gran jornada hacia el 8M, siendo parte de los múltiples debates sobre cuál es la estrategia y el programa político que debe asumir.

Las mujeres al frente por nuestros derechos, contra las políticas de ajuste y precariedad de millones en el mundo

Uno de los debates es sobre si debemos plantear reivindicaciones exclusivamente de mujeres, o también reivindicaciones políticas y sociales contra las consecuencias de la crisis. También se debate sobre cómo afecta a las mujeres la corrupción, las reformas laborales, la privatización de la educación pública, la separación de la Iglesia y el Estado, reivindicaciones democráticas como la denuncia al artículo 155 que reprime al pueblo catalán, etc.

La enorme simpatía que despiertan las masivas manifestaciones de las mujeres a nivel mundial evidencian que las protestas no expresan sólo un reclamo por demandas propias de las mujeres.  Sirven también como canal de expresión del descontento de millones de trabajadores y estudiantes con las políticas de austeridad, ajuste y precariedad que la clase capitalista y sus gobiernos de turno están descargando sobre nuestros hombros.

Se trata de un debate profundo sobre qué sujetos políticos y sociales pueden llevar al triunfo las tareas emancipatorias de la mayoría de las mujeres. Para las mujeres de Pan y Rosas el gran desafío es incluir las reivindicaciones de la mayoría de las mujeres, las jóvenes, pobres y trabajadoras, como parte de esa “clase trabajadora que mueve el mundo” de conjunto.

En los últimos años en el Estado español hubo grandes luchas que mostraron la enorme capacidad y energía de las mujeres trabajadoras como las de Panrico, Coca Cola o Las Kellys, Berska o empleadas domésticas, luchando en las calles por el derecho al aborto libre y gratuito, contra la violencia de género y movilizándose el 8 de marzo, el 25N y por los derechos de las personas LGTBI.

También frenaron desahucios, apoyaron huelgas estudiantiles y se coordinaron con otras huelgas. Es decir, trascendieron la lucha de su centro de trabajo. A través de la huelga como herramienta de lucha, pudieron expresarse otros sectores explotados y oprimidos de la sociedad y responder a los grandes problemas sociales que sufren la mayoría de las mujeres.

Otro debate central es respecto a los sindicatos y la huelga del 8M. Muchas mujeres y organizaciones planteamos que es necesario que los sindicatos llamen a una huelga general para garantizar una fuerte jornada de lucha y movilización el 8M, otras mujeres se plantean hacer huelga sin los sindicatos, ya que no se sienten representadas.

La realidad es que durante décadas las direcciones de los grandes sindicatos han perpetuado la división de la clase trabajadora entre hombres, mujeres, sectores precarios, inmigrantes, etc., y en esta división, las trabajadoras se encuentran al margen en las organizaciones sindicales. Por ejemplo, existe gran cantidad de trabajos de alta precariedad que no figuran en la base de datos de la Seguridad Social, muchas veces sin contrato ni nómina fija: cuidado de niños, de ancianos, limpieza, entre otros, que recaen en las mujeres y sobre todo mujeres inmigrantes.

Además, el sistema capitalista también se perpetúa en base a la situación de millones de mujeres en el mundo que, cuando salen de su puesto de trabajo diario (fábrica, oficina, centros de trabajo diversos), continúa su “jornada laboral” (tareas de reproducción) en el hogar.

El reto inmediato del movimiento feminista y de mujeres es pelear por superar esas divisiones. Esto no significa de ningún modo diluir las reivindicaciones propias ni renunciar a las organizaciones propias de las mujeres. Todo lo contrario, significa fortalecerlas. Intentar recuperar los sindicatos como organizaciones de lucha contra todas las opresiones, en base a asambleas democráticas y combativas, contra los planes de la clase capitalista pero también contra el machismo en los centros de trabajo y el acoso laboral y patronal.

Finalmente la mayoría de los sindicatos de izquierda o alternativos llaman a la huelga el 8M, mientras CCOO y UGT sólo convocarán paros de dos horas, uno será por la mañana y otro por la tarde. Esta posición de CCOO y UGT debilita al movimiento de mujeres, y debemos seguir exigiendo que convoquen a una huelga de 24 horas.

También es necesario que las reivindicaciones de las mujeres sean abrazadas por el conjunto del movimiento estudiantil, que se proponga luchar por una educación al servicio de las mujeres, la clase trabajadora y la juventud sin futuro. Que comience por cuestionar las instituciones educativas, y por ejemplo luchemos por democratizar radicalmente las universidades, por mayoría estudiantil en los órganos de gobierno, por comisiones independientes de mujeres, por terminar con el trabajo precario en las universidades, contra el aumento de las tasas, etc. Impulsemos asambleas y espacios de debate para preparar este 8M y organizar al movimiento estudiantil junto a las trabajadoras y trabajadores.

Reconstruir alianzas entre el movimiento feminista y el conjunto de la clase trabajadora y la juventud

Uno de los grandes debates es si la huelga de mujeres debe contar con alianzas con otros sectores, o deber ser exclusiva de mujeres, sin la participación o apoyo de los hombres, las organizaciones sindicales, políticas y sociales. Y de ahí qué tipo de huelga sería: ¿de mujeres, feminista o general?

Para Pan y Rosas, recomponer la histórica alianza entre el movimiento de mujeres y el conjunto de la clase trabajadora y explotada junto a la juventud, es una tarea ineludible para lograr llevar al triunfo nuestros reclamos, contra el patriarcado y el capitalismo.

Y es así que participamos de la huelga de mujeres con la perspectiva de construir esa alianza. El movimiento necesita múltiples acciones e iniciativas, y las propuestas como la huelga de consumo y la huelga de cuidados pueden ayudar a visibilizar la opresión patriarcal.

Pero con la paralización de toda la producción capitalista, afectando las ganancias, paralizando el transporte, los bancos, las empresas y las comunicaciones -con todos los métodos que ello implica, piquetes, ocupación de fábricas y centros-, se pone en cuestión en los hechos el dominio capitalista de la producción. Y así las más precarias, las amas de casa recluidas en hogares individuales, las personas en situación de prostitución, las jóvenes sin futuro, las inmigrantes arrojadas a la marginación y la pobreza, podrán empezar hacer que “la tierra tiemble”.

Creemos que esta alianza no puede construirse ni convirtiendo la lucha antipatriarcal en una lucha “anti hombres”, ni tampoco haciendo caso omiso al hecho de que entre las clases explotadas, existe también machismo y la opresión de unos sobre otras.

Pero del mismo modo, tampoco podemos pasar por alto que las conquistas que las mujeres arrancaron al capitalismo con décadas de lucha no repercuten de igual modo en la vida de todas las mujeres, y que muchas veces ni siquiera suponen un beneficio para la mayoría de nosotras. Y por eso conviene señalar, que el mismo sistema que nos oprime y explota, utiliza con hipocresía los padecimientos y los reclamos de las mujeres para que “algunas” avancen mientras somos la mayoría las que seguimos padeciendo las enormes desigualdades sociales que nos ofrece el sistema capitalista y patriarcal.

¿O acaso la vicepresidenta Soraya Sánchez de Santamaría del PP tiene algo que ofrecer a la mayoría de las mujeres? Su programa y política estuvo siempre del lado de la clase capitalista y las instituciones conservadoras más rancias como la Iglesia, en contra el derecho al aborto y las personas LGTBI.

Nuestra lucha antipatriarcal debe ser también anticapitalista

Para Pan y Rosas nuestra lucha debe ser también contra el capitalismo patriarcal, en un contexto mundial signado por la crisis capitalista. El aumento de la violencia machista, los feminicidios, la discriminación, la precariedad y acoso laboral demuestra que la emancipación de las mujeres no consiste simplemente en la conquista gradual de derechos dentro del régimen político. Una vez alcanzados, las mujeres serían responsables, “individualmente”, de la vida que eligen tener, tal como nos propone el feminismo institucional liberal.

Un feminismo que en el Estado español ha sido representado por partidos como el PSOE abogando por reformas legales de “igualdad” que se transforman en “desigualdad” frente a los recortes y reformas laborales perpetuadas por todos los partidos y gobiernos.

Este feminismo tiene en común con el del neorreformismo de formaciones como Podemos, el intento de arrancar al movimiento de mujeres de su crítica social más aguda y separar la lucha antipatriarcal de la lucha anticapitalista. Y así abandonan la lucha contra el sistema social en el que nace, se legitima y reproduce la subordinación y discriminación. Un sistema que no permite elecciones de “libertad individual” a la mayoría de las mujeres: las trabajadoras, pobres o precarias. Un sistema social basado en la explotación y opresión de millones de seres humanos por la clase minoritaria y parasitaria de los capitalistas.

¡Que la tierra vuelva a temblar!

Las mujeres de Pan y Rosas del Estado español somos internacionalistas y anti imperialistas. Presentes también en Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Uruguay, Perú, México, Venezuela, Francia, Alemania y Estados Unidos somos parte de estos debates abiertos desde nuestra propia experiencia militante en los movimientos de mujeres los diferentes países.

También contamos con ideas, programa y estrategia, que concentran la experiencia que heredamos de otras generaciones de revolucionarios y revolucionarias marxistas. Como las que un 8 de marzo de 1917 dieron inicio a la Revolución Rusa hace 100 años, la experiencia más avanzada de la historia de la clase obrera, y otras tantas y tantos que nos precedieron en la lucha por derrocar este régimen social basado en la explotación y la opresión.

Como parte de este gran desafío, hacia el próximo 8 de marzo seremos parte activa de este movimiento. Para que esta huelga se convierta en un hecho resonante, al mismo tiempo que impulsamos la organización de las mujeres de forma independiente de los gobiernos y partidos capitalistas, peleamos por poner en pie un gran movimiento de lucha, en alianza con la clase trabajadora y la juventud, hombres y mujeres.

Te invitamos a organizarte con nosotras para que se escuche nuestro grito: No pedimos, ¡exigimos!, ¡nuestro derecho al pan, pero también a las rosas!

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

mode_editLeave a response

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *

menu
menu