7N: Sus violencias, nuestra lucha ¡NI UNA MENOS!

7N: Sus violencias, nuestra lucha ¡NI UNA MENOS!

 A pocos meses de finalizar el año, la escalofriante cifra de feminicidios asciende a un centenar  ¡casi cien víctimas de asesinatos machistas! Mientras, el Estado cómplice recorta en políticas contra la violencia de género, aprueba leyes que nos mantienen más vulnerables y dependientes que nunca ante estas violencias y manipula las cifras para reducirlas en las estadísticas oficiales. Muchos de estos asesinatos quitan la vida a menores, a los hijos e hijas de estas mujeres y  además se llevan a cabo durante los regímenes de visitas establecidos por la custodia compartida. ¡Este 7N exigimos que se garantice la seguridad de las mujeres y los menores víctimas de violencia! ¡Casas de acogida para las mujeres y sus hijos e hijas!

Pero el feminicidio, es el último eslabón de una larga cadena de violencias. Al día de hoy, ya avanzada la crisis económica que sirve como pretexto para extender la discriminación hacia las mujeres en todos los ámbitos de la vida, la brecha salarial entre hombres y mujeres se ha multiplicado. Es decir, las mujeres cobramos escandalosamente menos.

Junto a la feminización de la pobreza, las mujeres ocupamos los índices más altos de desempleo.  Cargamos con jornadas más precarias, con menor salario y seguimos siendo doblemente explotadas mediante trabajo reproductivo, esa gran fábrica invisible tan necesaria para el capitalismo. La igualdad ante la ley, no es igualdad ante la vida. Y el retroceso en nuestros derechos cada día es más grande y evidente.
Ni hay condiciones de trabajo igualitarias ni planes contra el acoso sexual laboral efectivos, a la vez que nos despiden por ser madres y obstaculizan la conciliación efectiva de la vida laboral y familiar. ¡Este 7 de Noviembre también nos manifestamos por nuestros derechos laborales básicos, como el conquistado por maternidad y por guarderías públicas y gratuitas!¡Contra el acoso sexual en el trabajo! ¡A igual trabajo, igual salario!
Las agresiones machistas siguen aumentando, pese a que una parte importante de las mujeres no llega a denunciar: la vergüenza, la autoinculpación y la falta de recursos económicos son factores determinantes. Entre las más jóvenes y las adolescentes, la falta de información dificulta detectar y poder salir de relaciones marcadas por la violencia machista.
Además de la escasa educación sexual, se profundizan los valores sexistas hondamente influenciados por la moral religiosa y se difunden concienzudamente desde los medios de comunicación a diario, normalizando la situación de desigualdad de género. ¡Este 7N marchamos para exigir planes efectivos contra la violencia de género! ¡Que se visibilice la violencia machista en los medios de comunicación! ¡Educación sexual y contra la violencia de género en los colegios, institutos y universidades!
Del mismo modo, las mujeres inmigrantes, triplemente oprimidas como mujeres, trabajadoras y extranjeras, no tienen acceso a recursos básicos, son encerradas en CIEs, constantemente acosadas y violentadas por las políticas xenófobas y racistas de este Estado imperialista. Las mujeres migrantes “sin papeles” según las reaccionarias leyes de extranjería, no tienen derecho a la sanidad pública.  ¡Juntas tenemos que exigir el cierre de los CIEs, por ninguna ley de extranjería e igualdad de condiciones en todos los terrenos como el laboral o sanitario!

La restricción del derecho al aborto para las menores de edad es también otra forma de violencia machista. ¡Por eso este 7N exigimos derechos plenos para todas las mujeres!

 

Las agresiones homófobas, directamente relacionadas con la norma heterosexual y la necesidad de tener a nuestros cuerpos e identidades bajo control, afectan con mucha más dureza a las personas transexuales, ¡este 7N las mujeres nos manifestamos contra la homolesbotransfobia!

Este 7N nos manifestaremos en Madrid porque sabemos que no podemos confiar en la “buena voluntad” de un Estado que se mantiene impasible ante el centenar de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, del mismo modo que no podemos confiar en los partidos del régimen que durante décadas han trabajado para quitarnos nuestros derechos.

La violencia machista atraviesa al sistema capitalista y patriarcal en su manera de dominación más profunda. Por eso las mujeres luchamos en las calles, en los colegios, en las facultades y en los centros de trabajo cotidianamente, sin pedirle nada a nadie, porque los derechos no se mendigan ¡Se conquistan!

Te invitamos a sumarte a Pan y Rosas, para organizarte y luchar con nosotras, en todo el estado.

menu
menu